DESCUBREN COMO SE CONTROLA UN MECANISMO FUNDAMENTAL PARA LA VIDA. LA AVERSIÓN A ALTAS COCENTRACIONES DE SAL.

La lengua tiene distintos receptores celulares para diferenciar los 5 sabores básicos; dulce, umami, salado, amargo, y ácido. Entre ellos hay dos grupos bien distintos; los aversivos como serían los sabores ácidos y amargos, y los sabores atractivos como serían los sabores dulces y el umami. El sabor salado tiene su grupo aparte en el sentido de que el aumento de su concentración transforma un estímulo atractivo en uno aversivo. En consecuencia, existe un equilibrio entre los sabores aversivos y los atractivos. Este balance es fundamental para el ser vivo. Es de destacar que el 50% del gasto energético celular está dedicado al mantenimiento de la osmosis celular. Por lo tanto, la regulación de los sabores y en concreto el del sabor salado es crítico para regular la cantidad de sodio en sangre y por ende el celular. Este mecanismo homeostático de cambio entre un sabor apetecible a otro de rechazo es pues un mecanismo fundamental y ancestral.

Con anterioridad se conocía la respuesta apetitosa del cloruro sódico a través de la expresión de los canales de sodio epiteliales conjuntamente con la intrínseca regulación con los canales de potasio y cloro, sin embargo desconocíamos el sustrato para la aversión a la sal. En otras palabras desconocíamos la otra cara de la moneda del fenómeno homeostático. A tal efecto, científicos de la universidad de Columbia en Nueva York han investigado la base molecular y celular del rechazo a las altas concentraciones de sodio. Han demostrado que esta aversión secuestra los canales de aversión de los sabores ácidos y amargos. De hecho al silenciar genéticamente estas vías bioquímicas en ratones, este mecanismo de aversión a las altas concentraciones de sal quedan bloqueadas. Sin embargo, la sensación atractiva a la sal no queda afectada. Más aún, estos ratones genéticamente impedidos para la aversión a la sal continúan teniendo apetencia por el cloruro sódico incluso a altas concentraciones salinas.

 

Comentarios del Doctor Cardona: En conclusión, los científicos han determinado que el secuestro de las vías neuronales de los sabores amargo y ácido evolucionaron conjuntamente con el sabor salado, para proteger a los organismos de un desastre bioquímico de fatales consecuencias. El gran rechazo como comportamiento a altas concentraciones de sal es un gran ejemplo evolutivo, y confirma lo esencial que es para la vida. No le extrañará a nadie el hecho de que en muchos análisis clínicos en los servicios medicos de la red nacional de salud (hosptiales, clinicas, centros de salud, caps, etc)  con frecuencia se pidan las concentraciones en sangre del sodio, potasio, cloro y magnesio. Mantener el equilibrio ácido-base es una condicion sine qua non.

Fuente: Nature.

Autor: Oka Y et al

Afiliación: Howard Hughes Medical Institute and Department of Biochemistry and Molecular Biophysics, and Department of Neuroscience, Columbia College of Physicians and Surgeons, Columbia University, New York, New York 10032, USA.

Título original: High salt recruits aversive taste pathways.