DEMUESTRAN QUE LA DETERMINACIÓN DE LOS NIVELES DE AND CIRCULANTE TUMORAL SE CORRESPONDE A LOS NIVELES DE RESPUESTA A LA QUIMIOTERAPIA

Un grupo internacional de investigadores británicos y australianos han investigado sobre el análisis de ADN tumoral circulante para controlar el cáncer de mama metastásico en la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine. Sabemos desde hace muchos años que el tratamiento del cáncer de mama metastásico requiere de un control de la carga tumoral para determinar la respuesta al tratamiento que intentamos implementar, y según sea esta respuesta cambiar o no la pauta terapéutica. Esto último es esencial para la buena práctica médica en los servicios médicos de oncología clínica. Para ello necesitamos mejorar la detección de los marcadores tumorales. Los marcadores como el antígeno CA 15.3 y las células tumorales circulantes han sido ampliamente estudiados en nuestros hospitales y clínicas, sin embargo, la circulación libre del ADN tumoral que lleva alteraciones específicas como son por ejemplo las mutaciones (ADN circulante tumoral) no ha sido investigado con el rigor científico necesario. Para ello los científicos han comparado la imagen radiográfica de los tumores junto al análisis del ADN circulante tumoral, el antígeno CA 15.3, y las células tumorales circulantes en 30 mujeres con cáncer de mama metastásico que recibían quimioterapia. A su vez, utilizaron la secuenciación del genoma al completo para identificar alteraciones genómicas somáticas, y cuantificaron el ADN circulante tumoral en muestras de plasma recogidas en serie. Los niveles del CA 15.3 y el número de células tumorales circulantes se midieron conjuntamente en los mismos puntos de tiempo. Los resultados que se obtuvieron fueron: El ADN circulante tumoral fue detectado en 29 de las 30 mujeres estudiadas (97%) en las que se detectaron alteraciones somáticas del genoma; el marcador tumoral CA 15.3 y las células tumorales circulantes fueron detectados en 21 de las 27 mujeres (78%) y 26 de las 30 mujeres ( 87%) estudiadas, respectivamente. Los niveles circulantes tumorales de ADN mostraron una mejor correlación con los cambios en el volumen del tumor, que la correlación del CA 15-3 o la cantidad de células tumorales circulantes. A su vez, el ADN circulante tumoral proporcionó la primera medida fiable a la respuesta al tratamiento con quimioterapia en 10 de las 19 mujeres estudiadas (53%). En conclusión, el análisis de los niveles del ADN circulante tumoral es un marcador informativo, inherentemente específico, y altamente sensible de cáncer de mama metastásico. Habrá que ver si estos datos se confirman en un ensayo clínico aleatorizado, en los mejores hospitales de España y/o internacionales, con un buen número de pacientes, y con varios tipos de tumores ya sean en estadíos metastásicos o no lo sean, para así poder delimitar su mejor uso en nuestros hospitales, clínicas y consultorios médicos.